"Mi madre nos decía: Carol ponte tus zapatos, Oscar ponte tus prótesis. Entonces crecí pensando que no tenía una discapacidad, sino que tenía zapatos diferentes, como lo es cada ser humano, único y valioso en cada una de sus diferencias", Oscar Pistorius

Con el permiso de la Presidencia;

En la lucha por la erradicación de todo acto de desigualdad, la protección de los derechos más fundamentales retoma especial relevancia. Como se ha dicho reiteradamente, el reto actual no se limita al simple reconocimiento de la diversidad y sus derechos, sino el fijarnos nuevas metas como sociedad y gobierno para que garanticen su pleno desarrollo.

Históricamente, la población que padece alguna discapacidad ha venido enfrentando obstáculos en prácticamente todos los sectores de su vida, lo que limita sustantivamente su libre desarrollo y, por consiguiente, no abona a la inclusión que perseguimos como sociedad.

Las personas que tienen alguna discapacidad son uno de los sectores que más han padecido exclusión, tristemente seguimos enfrentándonos a la discriminación y la falta de empatía sin respetar la diversidad, luchemos por la sociedad respetuosa y comprometida que necesitamos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, al 2020 más de mil millones de personas viven en todo el mundo con algún tipo de discapacidad, lo que representa alrededor del 15 por ciento de la población mundial.

En México hay más de seis millones, lo que representa el 4.9 por ciento de la población total del país; 53 por ciento mujeres y 47 por ciento hombres.

Indudablemente, las cifras nos dan un panorama, pero bastaría con una sola persona no tuviera garantizados sus derechos para que sea necesario redoblar esfuerzos y sumar coincidencias en la construcción de políticas públicas que de una vez por todas terminen de generar las condiciones para que todas y todos los mexicanos nos desarrollemos en equidad.

En este sentido, hoy nos une la conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, mismo que desde 1992 fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el objetivo de promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concientizar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

A casi 30 años de su declaración se tiene demostrado que, una vez eliminados los obstáculos para la integración de las personas con discapacidad, éstas pueden participar activa y productivamente en la vida social y económica de sus comunidades; no obstante, la propia Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que aún persisten barreras como componente esencial de su marginación. 

En ese contexto, a nivel internacional se han impulsado acciones que buscan erradicar cualquier acto de desigualdad, así como las mejores herramientas que permitan mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad; ejemplo de ello es la Agenda 2030 que se compromete a "no dejar a nadie atrás", principio que fue plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo para lograr transformarnos en una sociedad incluyente y respetuosa con las desigualdades.

"Transformación hacia una sociedad sostenible y resiliente para todos" es el llamado que hacen las Naciones Unidas para la conmemoración de este año. Compañeras y compañeros, desde el Partido Verde hacemos un llamado a redoblar esfuerzos y poner en el centro de nuestros trabajos legislativos la eliminación de cualquier acto de desigualdad y discriminación en contra de las personas con discapacidad.

Hoy estoy aquí frente a todos ustedes porque soy la voz de todas ellas y ellos. Hagamos de esta fecha una oportunidad para identificar las áreas a mejorar para avanzar hacia la consolidación de un país respetuoso e incluyente.

Concluyo esta efeméride con sólo una frase "nada sobre nosotros, sin nosotros"

Por su atención, muchas gracias. Es cuanto.